There’s probably no God

Probablemente no haya Dios

Probablemente no haya Dios, ahora deja de preocuparte y disfruta tu vida

Una buena compaña publicitaria en los autobuses londinenses a costa de la British Humanist Association y pagada a base de donativos para tranquilizar a los usuarios del transporte público y ciudadanos en general ante tanto anuncio de salvaciones a cargo de sus extraterrestres favoritos.

El profesor Richard Dawkins, que apoya la campaña y costea parte, sentencia:

«Religion is accustomed to getting a free ride – automatic tax breaks, unearned respect and the right not to be offended, the right to brainwash children.»

El objetivo de la campaña era llegar a las 5.500 libras, y ya llevan más de 108.000 libras recaudadas.

Por supuesto, los partidiarios de la salvación eterna y demás ya han dicho que cosa mala va a traer tanto ateísmo. Y si no, fíjense en las devastadoras consecuencias de tanto ateísmo por el mundo, el 11-S, 11-M, 7-J… o ¿no?

Más en BBC News o The Guardian, y por Westminster a partir de enero de 2009.

Microclimas de autobús y los resfriados de septiembre

Una de las ventajas de viajar en los autobuses interurbanos de Madrid es que te permiten disfrutar o sufrir de otros climas sin salir de tu comunidad autónoma.

Durante todo el verano uno ha podido disfrutar de dos tipos de climas que aún se mantienen en este cambiante septiembre. El primero de ellos, el seco y caluroso desierto del Gobi, y el segundo, la congelada Antártida. No hay término medio. Te puedes asar de calor, encharcar la camisa y montar un improvisado concurso miss y míster camiseta mojada autobusera al son del descamisado conductor. O bien te puedes criogenizar hasta tu parada a unos cómodos 16º o 18º con un gélido chorro de aire sobre tu cabeza. Ideal para montar un Centro de Proceso de Datos móvil. Y pobre de tí como se te ocurra abrir una ventana para subir un poco la temperatura…

«¡Esa ventana /insulto#1/, que tengo el aire acondicionado puesto /insulto#2/!»

…no, si eso ya lo noto yo…

Continue reading

Qué bonito es olvidarse el abono transportes en casa

Viernes. Último día de la semana laborable. Un tiempo de perros en Madrid. y encima me dejo el abono transportes en casa. Ya saben, eso que Rajoy no sabe lo que es.

Día lluvioso en Madrid, entrando a los túneles de la M-30 desde la A-5

Seis bonitos euros me costará ir y volver de casa al trabajo y viceversa.

Por cierto, esto de las galerías de WordPress 2.5 está muy curioso.