Lo que nunca pensé que haría y estoy haciendo

Lo que nunca pensé que haría y estoy haciendo ahora es ver un partido de fútbol. Ha sido la excusa para juntarnos todos los amigos que por uno o por otros no había manera de juntarse.
Yo no soy forofo del fútbol. De hecho me aburre. Otros me dirán que la fórmula 1 también es aburrida. Para gustos los colores.

Uno de mis amigos dice que esto es más que un partido, es un acontecimiento Efectivamente es todo un acontecimiento. Y hasta reconozco que no me estoy aburriendo. Pero no es por lo que sucede ahora mismo en Viena. Son los comentarios de la gente. De mis amigos y de los comentaristas de la televisión. Y eso que la SER va demasiado adelantada respecto al TDT.

Quién sabe lo mismo España gana y todo. 20 minutos. Y posible baby-boom.

Por cierto unos cuántos pollos se han escapado de la pajarería y están por el campo.

Dos años para el apagón analógico de la televisión

Logotipo del plan de TDT del Estado español

El 3 de abril de 2010 se «apagan» las emisiones analógicas de televisión en España. Hoy, a falta de 10 minutos para que acabe el día, quedan dos años, 731 días.

Al mes de febrero de 2008, se han vendido más de nueve millones receptores de tdt, ya sean set top boxes o televisiones con el receptor integrado, lo que supone que poco más de un 30% de los hogares españoles estén «digitalizados.» De todos modos hay que decir que si en ese hogar tienen televisión por satélite o alguna solución de los operadores de telecomunicaciones de televisión por cable o ADSL, ya están «digitalizados» al emitirse los canales nacionales por sus plataformas.Por concretar un poco, a junio de 2007 la cosa estaba repartida en un 20.1 % de hogares digitalizados por satélite, un 14,9 % por vía cableada y un 22,8 por terrestre digital. Vamos, que hace casi un año estábamos por encima del 57% digitalizado.

En cualquier caso aún queda. Otra cosa mariposa será cuándo veremos algo de HD-TV y sobre todo Full-HD en terrestre digital. Las otras plataformas ya tienen canales «HD» y la mayoría de los contenidos no nacionales, desde retransmisiones deportivas a series y películas o noticiarios están siendo producidos en alta definición. Aunque al ritmo que llevan «innovando» en este país, viva Internet y el p2p para ver cosas con algo de calidad para televisión.

Más en

El cachondeo del debate del siglo de la semana, y van dos

Me siento como Phil viendo la repetición con escenas eliminadas de lo del lunes pasado…

Creo que han cambiado al presentador y están sentados en lados contrarios…

Mientras tanto, una socorrida escena de los Monty Python and the Holy Grail sobre preguntas y puentes, a las que deberían enfrentarse la mayoría de los «representantes del pueblo» y acabar en el abismo…

Ni! Ni! Ni! Ni! Ni!…

Yo me voy a estudiar un poco de ITIL Foundation que lo encuentro más fascinante y tengo examen de certificación en breve, y lo bien que traducen con Google las preguntas del inglés al «castellano neutro.»

El show del debate del siglo de la semana

Me quedo con uno de los resultados parciales de la encuesta para Cuatro del Instituto Opina,

Debate 25/2/2008 - Encuesta Instituto Opina - Cambio de voto

Como decía Fernando Ónega -creo que ha sido él- en 59 Segundos, esto no ha sido más que unas treinta sesiones de control de gobierno de las que hemos tenido esta legislatura pero todas seguidas en vez de a dosis semanal. Por lo menos han hecho como que se respondían a las cosas, pero cada uno iba por su caminito y cada cual empezaba con «yo voy a hablar de esto tal y cual Pascual que a usted parece que no le importa…», como pasa cada miércoles. En mi opinión, la gracia de un debate de este tipo no es conocer los discursos harto masticados de los aspirantes a dirigirnos cuatro años. Eso lo vemos a diario y sabemos por dónde tiran.

A mi me gustaría ver cómo responden ante cuestiones algo más elaboradas y concretas. Y no digo un «Tengo una pregunta para usted«, digo plantearles a los dos las mismas preguntas por quizás varios periodistas de distinta afinidad medianamente serios. Ahí yo creo que se podría conocer mejor qué podemos esperar de cada uno de ellos, respondiendo a las mismas preguntas y no diciendo lo que para cada uno es «seguridad y relaciones exteriores» o temas grandilocuentes donde uno puede hablar del tiempo en la costa brava y el otro del torneo de petanca de la Casa de Campo de Madrid. Pero para llegar a ver eso creo que necesitamos una clase política algo más resuelta y no lectores de cifras, discursos y consignas.

En casa casi clavamos la quiniela de las escapatorias y evasivas, por otra parte más que evidentes a la legua, por las que se iban a tirar en caso de «emergencia», un poco de chapapote, otro poco de huelgas de hambre, y demás habituales. Nos han faltado los tan socorridos obispos y los habituales en otros tiempos GAL y corruptelas varias, aunque los momentos Alianza Popular y los marxismos evocados casi nos remontan a los tiempos de Paquito Guripas. Y esos ¡y tú mientes más! y ¡mi dato lo tengo más grande!

En cualquier caso, yo me encuentro entre ese bonito 75,9% al que le parece todo muy bonito y es que este debate no me ha decidido aún el origami que le haré a la servilleta antes de meterla en el sobre electoral.

Entretenimiento televiso para una atípica noche de lunes. Mañana me veré al Gary Sinise en su CSI:NY grabado y listo… el lunes que viene, cambian de presentador y lo mismo de corbata.

A la cama que ya es hora…