Y Michael Jackson murió

Esta semana estoy al otro lado del charco por trabajo y acabo de ver en las noticias el boom de la muerte del Rey del Pop, Michael Jackson. La mayoría de las cadenas están en modo mono-tema y Larry King tiene en quince minutos preparado show especial.

Yo la verdad es que no soy muy fan de su trabajo. Por casa está una cassette de Bad y un VHS de Thriller, heredados de la familia, y tendría que mirar los vinilos de mi tío, pues lo mismo hasta me llevo una sorpresa. En cualquier caso, si a uno le preguntaran quién es el rey del pop, la estrella sobre las estrellas, seguramente inmediatamente diría que es o era Jackson.

Con un personaje tan estravagante, que ha llenado libros y libros de psicólogos son sus peculiares “peter panadas“, que más de uno catalogaría de infantil, también ha sido bastante listo o se supo asesorar bien, pues el catálogo de derechos de autor que llegó a controlar pasa por The Beatles, Elvis -el otro Rey, pero no del pop-, etc.

Tiempo es para sus fans de llorar, de las discográficas de reeditar todo lo que puedan tener de él, de los medios de poner el Thriller y sus vídeos ochenteros y de los noventa, y sobre todo, de las Anasrosasquintantas del mundo de sacar toda la mierda que puedan del baúl de los recuerdos, juicios, operaciones, drogas y todo lo que se puedan inventar. Y es que un fallo cardiaco como posible causa de la muerta deja la puerta a mucha mierda.

Es buen momento para eBay.

Larga vida al mito.

Un año sin Tony Wilson

El 10 de agosto de 2007 falleció Tony Wilson, el mítico fundador de Factory Records, y desde la que abanderó a Joy Division, New Order o los Happy Mondays, creó en Manchester el club The Haçienda (FAC51). Hoy hace un año de su muerte y las circunstancias que la rodearon.

Peter Saville, Tony Wilson y Alan Erasmus ante The Haçienda

A Tony Wilson llegué indirectamente a través del realizador británico Michael Winterbottom y su película 24 Hour Party People, que cuenta gran parte de la vida de este polifacético periodista de Manchester, de cómo empezó a montar Factory Records y todo su submundo hasta su declive final.

Continue reading

Electric Festival, al final el viernes no llovío -mucho-

Tuvimos suerte el viernes y hasta disfrutamos de algo de sol en el Electric Festival de Getafe. Aunque sólo fui el viernes he de decir que, salvo el robo de la comida y los problemas técnicos que tuvieron The Offspring con sus equipos, el resto fue impresionante.

Al dinal salió el sol el viernes en el Electric Festival 2008

He de reconocer que, salvo el último Festimad -de verdad, de los de El Soto de Móstoles- al que fui a ver a Rammstein entre otros,  la organización fue muy buena. Prácticamente todos los conciertos iban clavados al horario, salvo con RATM, que se retrasaron ahí casi media hora. Además, el despliegue de barras y baños dispuesto era digno de mención. Se supone que había hay más de 20.000 personas y mucha orina que desalojar para dar cabida a más cerveza y demás brebajes. El sistema de fichas de “prepago” para todo, tanto para bebida como para comida resulta bastante práctico para olvidarse de tener que estar buscando la cartera entre concierto y concierto y hacerte con un litro de fresca cerveza. Eso sí, al palo de 8€/mini y con previo registro a la entrada, no sea que vengas abastecido en origen. A fin de cuentas, es un negocio, ¿no?

Continue reading