Un par de reflexiones sobre el fútbol entre semana

El fútbol entre semana de las variopintas competiciones europeas o de selecciones nacionales si pasas, como de cualquier otro partido del deporte este, tiene alguna ventaja, como que el gimnasio estaba prácticamente vacío, casi más que un sábado y sin duda más que un viernes por la tarde.

La desventaja es que te quedas sin el informativo de la radio de noche, en mi caso, La Brújula con el ácido Carlos Alsina de Onda Cero.

No todo se puede tener… y si no que se lo digan a los que visitaron este martes Turín. Sí, aunque pase de ello es necesario estar informado en esta vida. Motivos laborales.

Lo que nunca pensé que haría y estoy haciendo

Lo que nunca pensé que haría y estoy haciendo ahora es ver un partido de fútbol. Ha sido la excusa para juntarnos todos los amigos que por uno o por otros no había manera de juntarse.
Yo no soy forofo del fútbol. De hecho me aburre. Otros me dirán que la fórmula 1 también es aburrida. Para gustos los colores.

Uno de mis amigos dice que esto es más que un partido, es un acontecimiento Efectivamente es todo un acontecimiento. Y hasta reconozco que no me estoy aburriendo. Pero no es por lo que sucede ahora mismo en Viena. Son los comentarios de la gente. De mis amigos y de los comentaristas de la televisión. Y eso que la SER va demasiado adelantada respecto al TDT.

Quién sabe lo mismo España gana y todo. 20 minutos. Y posible baby-boom.

Por cierto unos cuántos pollos se han escapado de la pajarería y están por el campo.