Igualito, igualito

En SlashDAT! han comentado que en El País se han hecho eco de forma un tanto sesgada y centrada en el consumo de alcohol del pseudo-San Teleko 2006. Y digo pseudo porque eso no fue ni santo ni teleko, fue un sencillo botellón en los “pinos” de la parte de atrás de la Casa, bien lejos de los feudos de Dirección para que no se les manchara ápice alguno de baldosas.

Sólo he leído el recorte, pues para ver el artículo completo hay que pasar por caja, pero la gente que ha podido leerlo entero comenta en SlashDAT! que no dicen nada de los motivos exactos de porqué están ahí y no en la Escuela ni hay contenedores de basura ni nada que se le parezca.

Yo me remito al archivo fotográfico, en primer lugar, la fotografía que acompaña al recorte de EL País, de Uly Martín.

Continue reading

Crónica de una muerte anunciada

La verdad es que no voy a hablar del libro de García Marquez. Voy a desfogarme a gusto sobre los tristes acontecimientos que van a derivar en que el Santo no baje mañana a su Santa Casa. No, no me ha dado un ataque de fé. El Santo no es otro si no el Santo Varón que una larga melena, calvo, miope y barrigudo habitaba en lo alto de una antena. San Teleko. Ese mismo personaje que se deja ver cada primer viernes de diciembre por la Santa Casa que no es otra que la E.T.S.I. de Telecomunicación de UPM.

Cuenta el libro de Simón
que subido a una antena
vivía un santo varón
con una larga melena
calvo, miope y barrigudo.
El ermitaño desnudo
cumplía su penitencia,
con el rostro enjuto y seco
por devorar tanta ciencia.
Lo llamaban San Teleco
y es verdad, que no leyenda,
aquella historia que cuentan
del Santo del transistor.

Continue reading