Hace tres años

Hace tres años a estas horas estaba en una desierta cafetería con un par de amigos. Uno de ellos había estado por la mañana en Atocha. Entre ansiolíticos y demás productos estaba mucho más tranquilo que por la mañana. Iba como todos los días para el hospital donde estudiaba medicina en la C-5. Le tocó salir por patas de Atocha. Cuando llegó casi a Méndez Álvaro, llamó a su madre para tranquilizarla y llamó a uno de nosotros para decirle que estaba bien. Eso sí que es mantener la cabeza serena para evitar posibles histerias familiares. E hizo bien, pues al cabo de un rato, las redes móviles estaban colapsadas o restringidas para servicios de emergencias.

Continue reading