La dichosa cruz de la Renta

Yo no podría haberlo expresado mejor que el que hiciera y pegara este cartel por la zona de Tribunal en Madrid.

Ni cruces ni cambio climático en Tribunal, Madrid

Ni cruces ni cambio climático en Tribunal, Madrid

Y de bonus extra, el cartel de al lado, sobre la independencia de los servicios informativos de Telemadrid. Independencia de la calle Ferraz, se entiende.

Yo sin saberlo he seguido este año el consejo de algunas organizaciones laicas y similares y he pasado de marcar las dos casillas. La Iglesia Católica creo en mi opinión que debe dar ejemplo de lo que predica, y entre otras cosas, predica la virtud de la pobreza. Y por uno mismo se empieza. Y la segunda casilla, la de los fines sociales, bueno, dado que va a dedicarse a ONGs y no sabes de qué corte son, que pueden ser también religiosas o bien de esos tolerantes amigos de los animales que van soltando bichos y provocando mayores desastres medioambientales, pues nada, más dinero para el Tesoro Público, que falta les hace para pagar parados.

Aún quedan algunos días para los despistados que no han rendido cuentas con el Fisco y evitar contribuir, entre otras cosas, con lo que dicen los carteles tan majos que uno se puede encontrar por la zona de Malasaña en Madrid.

3 thoughts on La dichosa cruz de la Renta

  1. Que cabrón. Y quién le va a pagar ahora las orgías a la Iglesia? Berlusconi? Es que nadie va a pensar en los niños?

    • Jaja, pues la gente que marque las casillas, que aún las hay. Yo creo que deberían sustituir la casilla por un lote de códigos para todas las religiones/sectas/asociaciones/etc, para darle más entretenimiento, como si de votar en el Senado se tratara.

  2. Me encanta el detalle que se ve en el cartel de la esquina inferior derecha: el que amablemente ha añadido un “NO” al “Dios existe”, no sea que la ironía del cartel se le escape a alguien. Los hay despiertos 😀

    Por lo demás, si no recuerdo mal, sólo son algunas órdenes (como los franciscanos) los que hacen voto de pobreza. El resto no abogan por ella y procuran evitar el tema, no sea que se les recuerde los lujos que se gastan.

    Yo sigo en el país de la piruleta, esperando que algún partido al llegar al poder elimine la opción de financiar a los seguidores de unicornios y otros seres fantásticos. ¿Quieres pasta? Que te financien tus fieles, a ver cuánta tontería te consienten.

Deja un comentario