Microclimas de autobús y los resfriados de septiembre

Una de las ventajas de viajar en los autobuses interurbanos de Madrid es que te permiten disfrutar o sufrir de otros climas sin salir de tu comunidad autónoma.

Durante todo el verano uno ha podido disfrutar de dos tipos de climas que aún se mantienen en este cambiante septiembre. El primero de ellos, el seco y caluroso desierto del Gobi, y el segundo, la congelada Antártida. No hay término medio. Te puedes asar de calor, encharcar la camisa y montar un improvisado concurso miss y míster camiseta mojada autobusera al son del descamisado conductor. O bien te puedes criogenizar hasta tu parada a unos cómodos 16º o 18º con un gélido chorro de aire sobre tu cabeza. Ideal para montar un Centro de Proceso de Datos móvil. Y pobre de tí como se te ocurra abrir una ventana para subir un poco la temperatura…

«¡Esa ventana /insulto#1/, que tengo el aire acondicionado puesto /insulto#2/!»

…no, si eso ya lo noto yo…

Continue reading