Pase por caja

A los curas ni un duro

Este es sin duda, de los pocos años que llevo “contribuyendo a hacer carreteras” de mi corta vida como currela, el más surrealista a la hora de hacer el balance global de la declaración de hacienda. El fin de semana pasada por fin entregué de forma telemágica la renta.

Al final me toca soltar casi 120 lerus en dos cómodos plazos en julio y noviembre. Es lo que tiene tener varios pagadores el año pasado, y eso que al último, mi actual empleador, les dije que me retuvieran más o menos bien para evitar tener que soltar este mes que viene como me pasó el año pasado casi un sueldo en retenciones no aplicadas.

Los 200 lerus de la deducción que no devolución de los 400 para el IRPF de 2008 van a pagar parte de lo que me falta por pagar de 2007, así que una buena parte les vuelve a su sitio… las arcas de papi estado.

Por cierto, dos breves apuntes, mañana 23 de junio acaba el plazo para entregar de forma telemática declaraciones a pagar a Hacienda mediante la fórmula de la domiciliación bancaria, y no se olviden de NO marcar la casilla 105 y de SÍ marcar la casilla 106. Si ellos hacen campaña, ¿por qué no yo?

Ale, a hacer carreteras o reformas de pisitos ministeriales.

Deja un comentario