No se atraganten con las uvas ni con el garrafón

Reset

Pasen buena entrada de año y dentro de la campaña de nocheviejas responsables, un par de enlaces útiles para las noches de garrafón y vaso de plástico:

Ya saben, in google we trust. Yo personalmente opto por unas sencillas reglas del recetario de la abuela:

  • Ir al mismo palo, es decir, no variar de bebida alcohólica. Viva la ginebra y si no, miren cómo se conservó de bien la Reina Madre.
  • Antes de acostarse de mañana, medio litro de agua, que la resaca no es más que deshidratación. Y una reserva de agua cerca de la cama.
  • Si la cosa ha ido demasiado lejos, no acostarse con el estómago lleno. Sean creativos y por favor, no se alivien en el dulce hogar.

Feliz 2008, garrafón y resaca nueva…

Al final, la culpa es de los malvados capitalistas y no de los creadores

La aplastante lógica de las respuestas de defensa del canon digital produce vergüenza ajena. En la web del PSOE, al usuario bugmenot -risas por el nombre del usuario-, acaban concluyendo ante la petición incluir la supresión del canon digital por copia privada en su programa electoral para marzo de 2008 con este hallazgo:

Ese ciudadano, consumidor final del producto, no es el que paga. Es la empresa la que paga y puede repercutirlo –o no- en el precio del producto, como ocurre con el resto de costes de producción. Entendemos que la fórmula del canon pueda ser en teoría imperfecta, pero creemos que hasta el momento es la más eficaz para dar solución a las necesidades de creadores y usuarios.

La negrita es del que escribe.

¡Malvadas empresas que sólo buscan maximizar el beneficio! A efectos de la empresa que te vende el soporte digital, el canon es un coste más que tendrá que sopesar a la hora de fijar el precio del producto. Pues claro. Y si al último triunfito le da por pedir agua de Lanjarón para lavarse la cara durante la grabación de su última aberración discográfica, ese coste acabará de algún modo en el precio final de venta del compacto en las tiendas. Si están a la que pueden para clavarte un poco más aduciendo que la subida del petróleo repercute en los costes de producción de casi cualquier cosa, ¿piensa alguien no van a subir el precio de los productos canonizados? ¿Pero es que nos toman por gilipollas?

Meten el aguinaldo navideño para los pobres creadores que no llegan a fin de mes, que va a ser costeado por todos los españolitos de a pie, ya sea vía directa por la compra de soportes digitales o bien como costes derivados en la actividad del Estado en las fotocopiadoras, impresoras, equipos informáticos y demás cacharrería ministerial, y encima la culpa va a ser de las empresas que nos venden los soportes…

Lo mejor de todo es que alguna empresa hasta le saca provecho al asunto subiendo el precio un poco más, para redondear. Ya puestos. Como nos han adoctrinado ahora con que la culpa de todo esto es de los pobres creadores abocados a la incertidumbre y miseria de enfrentarse a trabajar para poder llegar a fin de mes. Como pasa con el petróleo.

SGAE dixit. Pepiño rulez.

Vía meneame.

¿Tanto cuesta meter la basura en su sitio?

Siguiendo con la entrada anterior, ¿tengo unos vecinos vagos o simplemente son unos cerdos? Hay dos contenedores amarillos, uno de papel, otro de vidrio y tres verdes «para el resto» y sin embargo son incapaces de usar más de uno de cada tipo. E incluso los usan mal, echando al amarillo casi cualquier cosa que tenga plástico. Como impresoras o juguetes viejos. El primer contenedor amarillo y el primer verde llenos. El resto vacíos. Las cajas de cartón apiladas al lado del contenedor, que doblarlas cansa. Y ya no hablemos de esa desagradable y repulsiva costumbre de atar las bolsas. ¡Cómo si no tuvieran mejores cosas que hacer que cerrar las bolsas de basura!

[fa:p:t=basura,id=2120739363,s=m,l=p]

Y luego vamos diciendo que somos los más limpios y tenemos dos o más chachas limpiadoras… cerdos a dos patas, y eso que el 25 de diciembre está aún por llegar.

Well, you shouldn’t litter Fag-eddi. It’s ecologically unsound

Como bien le dice el sargento de artillería Highway a uno de sus soldados, Fragatti, hay que cuidar la ecología. Y este es el estado con el que te encuentras una solitaria papelera al lado de una garganta en pleno valle del Jerte en Cáceres, con cartel incluido advirtiendo de no dejar basuras un poco más arriba.

Papelera rebosante en el valle del Jerte

Lo preocupante del asunto es que la gente se preocupe y dedique tiempo a colocar estratégicamente las bolsas una encima de la otra para que no se caigan de la basura al más puro estilo de los Simpson y no reparen en el cartel, eso sí, un tanto precario y rústico, que ruega al personal que no se dejen basuras y que se las lleven a sus respectivas casas, dando a entender que las posibles ardillas no están para recoger basuras y nadie más lo va a hacer. El colmo es que se deshagan de una bolsa del Día, ¡qué las cobran!

Deberían pasar a ser un poco más agresivos en el cartel y dinamizarlo un poco al estilo de

Al descuidado y esporádico turista de paso y al desconsiderado vecino: llevaos vuestra puta mierda a casa. Cerdos.

Debe ser cosa de la comprensión lectora según los recientes informes de la OCDE que la gente no entienda los carteles… o aplique un poco el sentido común…