Las compras 2.0: CBS y Last.fm

Last fm

Esta semana nos hemos desayunado dentro de las noticias de compras 2.0, prácticamente monopolizadas por la gente de Montain View, con que la CBS a golpe de chequera se mete en las redes sociales musicales 2.0 con la adquisición de Last.fm, red social que particularmente me encanta. Hasta ahora.

Y digo hasta ahora porque el hecho de que pase a ser parte de una gran broadcaster de medios y productora de televisión reconozco que me da miedo. Miedo porque se pueda poner en duda la independencia de Last.fm a la hora de manejar estadísticas y sugerir música. La red social de Last.fm es sencilla, en función de lo que escuchas tú y todos los usuarios se crean relaciones entre usuarios, grupos y artistas. De esta manera acabas descubriendo cosas interesantes que tus vecinos musicales escuchan. Ahí los servicios de radio juegan un papel importante. Te pones a escuchar tu emisora personal y entre tema y tema que escuchas habitualmente se intercalan temas relacionados de otros grupos o de otros álbumes. Si no te gusta la canción, pasas de ella a la siguiente y si te agrada, la marcas. El sistema aprende y la selección musical cada vez es más precisa y te sorprende agradablemente.

Desde mi punto de vista, Last.fm tiene su éxito en la independencia que han demostrado hasta ahora, en la cantidad de información que tienen sobre un grupo y sobre todo que es colaborativa, al estilo wiki. Puedes votar hasta la imagen de los grupos o añadir información de conciertos. Por otro lado, otra de las claves del éxito son las estaciones de radio personalizadas. No sólo “das” información a Last.fm para hacer estadísticas, ellos “te dan” música y que además te gusta. Para los amantes de las teorías conspiranóicas eso es dar mucha información acerca de tu perfil y gustos musicales. A mi no me importa ya que lo que busco precisamente es que me sugiera música, pero no la música que quieren las discográficas y la industria de los medios que yo escuche, sino música que se parezca a lo que escucho.

Pero ¿qué pasa ahora si la CBS controla Last.fm? En el blog de Last.fm prometen que mantendrán su independencia y que se quedarán en Londres, alejados de la Matriz. Sin embargo no te gastas cerca de 280 millones de dólares en comprar una red social 2.0 si no vas a sacar más provecho que las comisiones de Amazon por venta de CDs o descarga de música. El peligro puede ser que ahora se comercialice el posicionamiento de grupos y temas musicales. Hasta hace unos años, la CBS tenía la mítica Columbia Records hasta que pasara a manos de Sony y acabara con el nombre Sony BMG Music Entertainment. El año pasado la CBS refundó la CBS Records. Curioso si a esto le unimos el salto a internet. Además, su división de radio terrestre de toda la vida, formada por más de 140 estaciones de radio diseminadas por más de 50 mercados, pese a tener unos cuantiosos ingresos ha bajado con respecto al último año. No hay que ignorar que cada vez la gente tiene más reproductores mp3 cargados con la música que nos gusta y no hace falta tener que sintonizar la radio para escuchar horas y horas de música. La tendencia actual es de dotar de conectividad estos dispositivos con el mundo digital. Y ahí es donde viven las radios digitales, acosadas continuamente por las SGAEs del mundo y grandes discográficas -que a su vez pertenecen a los grandes broadcasters- exigiendo el pago de royalties cada vez más elevados. Es otro frente más de esta decadente y arcaica industria de contenidos que es incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Last.fm es si cabe el servicio perfecto de música on line: streaming de la música que escuchas o muy muy similar y sobre todo, puedes pasar de canción. Consume poco ancho de banda y tienen publicados los fuentes de los clientes de radio y los protocolos, por lo que cualquier friki desarrollador puede hacer plugins o reproductores para casi cualquier plataforma. AmaroK, el reproductor de música de KDE trae soporte nativo para Last.fm, tanto en el envío de estadísticas como en la recepción de radio. Por eso es realmente suculenta para posicionarse en la pole de salida del negocio de la música y contenidos por Internet.

Imaginemos que empieza a posicionar “mágicamente” como muy escuchados los grupos que pueda tener el nuevo sello y te los empiezan a colar en los streamings de radio. Volveríamos a las radio fórmulas tipo 40 Principales pero ahora con el “dos-punto-cero-beta” delante. Y Last.fm habrá muerto. Si toman mucho el pelo a los usuarios, éstos pasarán del sitio y buscarán una nueva red social con su plugin para el reproductor de música que usen. Supongo que los directivos de la CBS no son tontos y saben lo que hacen. Confiemos que sus planes no sean más que reconvertir Last.fm en unos 40 Principales on-line en los que se deje de pagar a los dueños del copyright por hacer que sus discos se puedan escuchar en su radio a que sean las discográficas las que paguen a la CBS para que posicione sus grupos recién lanzados. Es fácil detectar de todos modos si empiezan a hacer estas trampas a través de las estadísticas. Cuando veas a la última Spears o sucedánico ahí, borra tu cuenta de Last.fm.

Y encima he renovado hace unos días otros tres mesecitos mi suscripción… les daremos un poco de confianza y veremos en qué acaba. Pero no tengo muchas esperanzas en que no cambien. Comentan que la idea que tienen los pensantes de la CBS es la de no tocar Last.fm y ser capaces de aprender de su éxito y exportarlo al resto de sus áreas de negocio. ¿Quién infectará a quién?

Finalmente, y por divagar un poco más, ¿y si hubiera sido Google quien comprara Last.fm? En ese caso, ¿lo aceptaríamos y seguríamos usándolo seguros de que no van a hacer cosas chungas con el servicio y que sólo le van a cambiar el color al blanco corporativo?

Más en

3 thoughts on Las compras 2.0: CBS y Last.fm

  1. Pronto se vera. De todas formas hay una radio con enfoque 2.0 en inglaterra que creo que es un peñazo, que ponen siempre las mismas canciones. De todas formas :

  2. La gracia de Last.fm es que “no es una radio”, es “tu radio”, es decir, cada usario, cada streaming temático es único. Si te conectas al stream de, por ejemplo, “eletronic” será distinto de lo que le estén sirviendo a otro usuario que esté conectado a esa misma emisora. Las pistas que escoje servirte varían por popularidad/modo “discovery” y si eres suscriptor, te personalizan aún más los streams.

    Por eso no aburre y por eso creo que es una de las claves del éxito de los servicios multimedia que ofrecen, escapando más allá de un simple myspaces o wiki musical. Fíjate que hasta en Wikipedia se enlaza ya como fuente a las referencias en Last.fm en los grupos musicales. La potencia de los “artistas relacionados” que tiene es tal que AmaroK se sirve de ella para sus modos de reproducción de “listas relacionadas” a artistas que tentas en tu biblioteca musical local.

    Como dices, pronto se verá. Por cierto, ¿qué habías enlazado/puesto al final? Creo que WordPress lo ha “limpiado”

Deja un comentario