Finales de temporada: Prison Break

El lunes de la semana santa la Fox terminó la segunda temporada de Prison Break con la emisión del capítulo 22. Con un poco más de retraso del que esperaba, he aquí mis conclusiones de la temporada. Como habitual fin de temporada, hay que liquidar a secundarios e ir cerrando arcos. Y partir de aquí, el que avisa no es traidor…

Prison Break Spoiler Ahead!

Esta segunda temporada se ha planteado de forma totalmente distinta a la primera, si en la anterior Michael Scofield debía escapar de Fox River, ahora les ha tocado huir de sus perseguidores, desplazando la acción a lo largo de carreteras secundarias americanas siguiendo a cada uno de los fugados, pasar por Méjico y llegar hasta Panamá.

El General

Por lo general, Prison Break ha mantenido bien el hilo argumental y la tensión en todos los 22 episodios de la segunda tanda. Sin embargo algunos han resultado un poco más flojos, llegando incluso a ser repetitivas algunas de las situaciones, sobre todo los juegos “ahora tengo a tu hermano/querida/amiga/perro, así que entrégate Scofield.”

No obstante creo que han sabido no alargar demasiado las tramas y ha sido desde mi punto de vista un acierto liquidar toda la trama presidencial en esta temporada. Esto nos evita los eternos malos malísimos conspiranóicos. Si bien es cierto que tenemos al enigmático General que sólo habla con post-its o en barcas para que no le escuchen. Seguramente resultará ser el abuelo de Michael o bien que Scofield sea un experimento secreto del gobierno que se descontroló. Ya puestos. La tercera temporada nos lo dirá.

Respecto a los derroteros por los que van a ir en la siguiente temporada, miedo me da que no sea más que repetición de la primera temporada pero ahora con Michel en la cárcel y su hermano fuera tratando de sacarle, con conspiraciones planetarias y más de lo mismo. En mi opinión, creo que deberían cerrar Prison Break en esta tercera temporada y dejar en paz a Michael, o bien, si quieren ir a por más temporadas, cambiar completamente el reparto y como mucho añadir algún protagonista secundario como punto de unión, pero no seguir con lo mismo. Corre el riesgo de perderse como le puede suceder a Lost si no cierran el quiosco en la siguiente temporada.

prison_break_michael_2_x22.jpg

Lo que más me ha gustado y considero un acierto es la evolución de personajes. Ni los “buenos” son tan buenos ni los malos tan malos. Por ejemplo, los remordimientos de Scofield frente a la frialdad de su hermano Burrows. Ese temor constante de Michael a convertirse realmente en un convicto, en arrastrarse a cometer actos que no quiere para poder escapar de sus perseguidores y sobre todo, la carga que tiene el haber dejado escapar con él a T-Bag. Scofield sigue siendo interesante, pero debería aprender algo más de su hermano y tener un poco más de sangre fría y juzgar las situaciones algo mejor. De acuerdo que mucha gente suspire por el bueno-malo de Micheal, pero los guionistas deberían de cuidarse de no convertirle en un blando perseguido por su pasado y amargado con sus constantes suspiros. Tampoco digo que acabe a lo Jack Bauer, sólo a base de cargarse o alejar a todo el mundo. Un término medio…

prison_break_t_bag.jpg

Nuestro querido Teddy T-Bag, de psicópata de profesión, sin el menor de los reparos va dejando un reguero de muertos allá donde va, hasta que se reencuentra con la mujer de su vida… aunque ésta sólo quisiera quitárselo del medio. La visita a su casa de la infancia nos descubrió que debajo de esa piel de asesino en serie y depravado sexual hay… un asesino en serie. Mi duda es para la siguiente temporada si le veremos o no, y si le vemos, a ver con cuántas manos va, porque si al final de la anterior se nos queda manco, ahora tiene herida la otra mano tras clavarle Michael unas tijeras. Eso debe de doler. Por otro lado, los otros dos convictos que quedan con vida, C-Note -Franklin- y Sucre son para mi los más pesados, con ese rollo de pobre convicto que tiene a la mujer esperándoles fuera. Son personajes que no han sido diseñados para mantenerme viendo la serie… otros serán su target.

Capítulo a parte se merecen los malos no convictos. Tenemos a los grandes malos malos, a los mediocres personajes y al antagonista de Scofield, ese torturado y chantajeado agente del FBI Mahone, encarnado por el actor William Fichtner. Del particular viaje a los infiernos que van experimentando los protagonistas, Bellick llega a lo más profundo. Despedido de Fox River, asociado a la fuerza con Roy Geary, el ex-compañero de trabajo que le delató ante la junta de prisones para conseguir los millones de Charles Westmoreland, acusado del asesinato -que cometió T-Bag- de Roy, encarcelado en Fox River y de ahí, sacado por Mahone para que le haga el trabajo sucio para acabar felizmente en la cárcel de Sona en Panamá acusado de nuevo de un delito que también cometiera T-Bag. ¿Se puede pedir más? Sí, que en la cárcel sea el juguete de un maromo de dos metros por dos metros…

El otro personaje interesante de los malos es que ya ha ido apareciendo, el agente especial del FBI Alexander Mahone. Chantajeado por su pasado por los malos malísimos de la Compañía se va viendo obligado a eliminar uno a uno a los convictos fugados de Fox River para cubrir el rastro de las actividades del General. La particular penitencia de Mahone se parece bastante a la de Micheal. En ese sentido son los némesis perfectos, muy listos y obligados a cometer actos que no quieren para poder alcanzar sus nobles fines, uno salvar a su hermano y el otro, proteger a toda costa a su familia, a su mujer y su retoño. En el fondo son iguales. En la siguiente temporada van a arrancar desde el mismo punto de partida y con básicamente el mismo objetivo: fugarse y ahora, cargarse a la Compañía. ¿Serán amiguitos a partir de ahora?

prison_break_sona.jpg

Respecto a las liquidaciones de personajes, las habituales y esperadas, mucho secundario que era interesante en Fox River pero que una vez fuera poco interés podrían tener para las tramas principales y la de los malos chungos. Sobre éstos últimos, The Pad Man, el asiático de la Compañía con cara de no haber echado un polvo desde tiempos inmemoriables y el agente Kellerman pasan a mejor vida. Kellerman, interpretado por Paul Adelstein por lo visto se va al spin-off de Anatomía de Grey.

Como último detalle, esa moda de crear sitios web falsos relacionados con las series también pasa por Prison Break y si no, comprueben la web de la Presidenta Reynolds. No tiene desperdicio. Bush a su lado será tildado de comunista. Más en la falsa web de Caroline Reynolds y sus líneas del programa para la reelección. Aunque luego se retirara en el capítulo 19.

Concluyendo, que es gerundio, una segunda temporada más que buena, con eso sí, sus altibajos entre episodios importantes, que deja un buen sabor de boca al haber sabido desarrollar a los personajes principales. No obstante, queda de fondo el temor a que acabemos con una tercera temporada abierta y retorciendo más las tramas conspiranoicas hasta llegar a aburrir hasta la saciedad a los espectadores. Cruzo los dedos para que nos den una tercera última temporada de Prison Break memorable y luego sus creadores pasen a otra cosa mariposa.

1 thought on Finales de temporada: Prison Break

Deja un comentario