Día de (atascadas) compras

Hoy es un atípico día en el trabajo. Sí, no me he cogido puente. Prefiero ahorrar días de vacaciones para la traca final del consumismo anual y reservarme las Navidades para celebrar el solsticio de invierno como manda la tradición. Y no hay nada como trabajar cerca de una zona comercial de esas con IKEA de serie. El célebre 7 de diciembre es, tradicionalmente, día de centros comerciales. San Mall Bendito debieran llamarlo.

Si a las 8:00 de la mañana no había hora punta, ahora tenemos unos atascazos por los alrededores impresionantes. Y eso que ahora es la hora de los madrugadores. Esperemos a media tarde. Espectáculo garantizado. En la página de cámaras de la DGT uno puede jugar a ver dónde desaparecen los coches. Por ejemplo, en la A-5, a la altura de Alcorcón. A la altura del Tres Aguas, PK 13,650, coches en el puente y bajo el puente, todos paraditos. Sin embargo, un par de kilómetros más adelante, en el PK 18,850, ya no hay coches. ¿Dónde están? Sencillo: en IKEA y similares. En el PK 16,100, fíjense ustedes en la parte derecha, la hilera de coches parados: están intentando entrar en el área comercial y esparcimiento lúdico-festivo. En la parte izquierda de la misma cámara también gente parada en la vía de servicio, esta vez intentando romper las defensas de las glorietas de Parque Oeste Alcorcón desde el flanco norte. Al Xanadú todavía no han llegado las hordas invasoras. Tener puente para estar atascado a las puertas del paraíso consumista. Pobre gente, ahí, tan cerca de las agradables y placenteras lucecitas de tonos azules que invitan a entrar y ver escaparates.

IKEA y compañía deberían adoptar la idea del Burri-Auto o McAuto, según prefieran las hamburguesas. La idea sería sencilla: poner en las entradas de los centros comerciales a los mozos reponedores a repartir los catálogos de cada sitio, como si se tratara del menú del restaurante, para que se entretengan los padres. A los niños siempre se les puede soltar un par de lápices y dibujitos para colorear. O más acorde con los tiempos de agilipollamiento infantil que corren, alguna consola portátil o sucedáneo. Luego, cuando van llegando a la entrada del área comercial, pues otros se encargan de ir tomando nota del pedido. Sería algo como un IKEA en el que te tienes que apuntar el nombre y referencia del cojín de turno en la planta de la exposición para pasar a recogerlo en la planta del autoservicio. De ahí a comprar por Internet todas las parafernalias navideñas, un paso.

Al archivo fotográfico adjunto me remito y seguramente a la tarde la cosa “se mejore.”

dgt_camara-2700001-93_a5_tres_aguas.jpg
Los coches atascados de la derecha pretenden entrar en Parque Oeste Alcorcón.

dgt_camara-2700001-93_a5_tres_aguas2.jpg
A la izquierda, en sentido saliente de Madrid, los mismos de la foto anterior, y sobre el puente los desafortunados ilusos que pretender ir al Tres Aguas.

dgt_camara-2700001-94_a5_parque_oeste.jpg
Finalmente, las dos entradas desde la A-5 a Parque Oeste Alcorcón.

1 thought on Día de (atascadas) compras

  1. Pingback Yo no soy tonto » Lost in delta quadrant

Deja un comentario