Crónica de una muerte anunciada

La verdad es que no voy a hablar del libro de García Marquez. Voy a desfogarme a gusto sobre los tristes acontecimientos que van a derivar en que el Santo no baje mañana a su Santa Casa. No, no me ha dado un ataque de fé. El Santo no es otro si no el Santo Varón que una larga melena, calvo, miope y barrigudo habitaba en lo alto de una antena. San Teleko. Ese mismo personaje que se deja ver cada primer viernes de diciembre por la Santa Casa que no es otra que la E.T.S.I. de Telecomunicación de UPM.

Cuenta el libro de Simón
que subido a una antena
vivía un santo varón
con una larga melena
calvo, miope y barrigudo.
El ermitaño desnudo
cumplía su penitencia,
con el rostro enjuto y seco
por devorar tanta ciencia.
Lo llamaban San Teleco
y es verdad, que no leyenda,
aquella historia que cuentan
del Santo del transistor.

Continue reading