Divina hipocresía

Ted Haggard

Antes de irme a la cama se me ocurre mirar lo último pendiente que tenía en mis suscripciones de Google Reader y me encuentro en las de El Mundo el siguiente titular “Escándalo en EEUU tras admitir un líder evangélico relaciones homosexuales” WTF? Sigo leyendo. Me parto. Al parecer el personaje en cuestión, Ted Arthur Haggard, que se encuentra super-mega-mazo arrepentido de ello estuvo pagando a un tío por sus servicios durante tres años. Lo mejor, que este personaje se dedicaba a predicar micro en mano ante la cámara de la TV los horrores y demás imbeciligilipolladas que uno puede encontrar por todas partes. Y más aún, era el líder de la Asociación Nacional de Evangélicos de EEUU con sus treinta millones de fieles bajo su cabeza. Y cuando el chapero se percató de que su cliente llamado “Art” decía esas maravillas por la tele, pues se sintió traicionado y empezó el cachondeo. Como diría Walter,

Walter Sobchak: Do you see what happens, Larry? Do you see what happens when you fuck a stranger in the ass!

Por lo visto este amable caballero, casado y con sus cinco retoños, era considerado como de los más influyentes entre las confesiones evangelistas y había asesorado a la Casa Blanca y al mismo W. Pero no nos preocupemos, ya han corrido prestos a indicar que sólo han hablado “un par de veces” y poco más. Faltaría más. Que estas cosas se contagian. Lo de los escándalos digo. Ahora que ya estaban en pleno tema de intercambios de mensajitos congresita-becario. Suma y sigue.

¿Pondrán los rectos chicos de HaztehOmófogo el formulario correspondiente para bombardear los buzones de correo de medio mundo? ¡Cachis! Si es que esto sólo podría pasar entre esos disidentes del dogma único y verdadero de Roma. Y no en la de verdad. Risas.

Viendo su fotografía me recuerda a Patrick Swayze en Donnie Darko haciendo de lo mismo. ¡Qué coincidencias más curiosas!

2 thoughts on Divina hipocresía

  1. Pingback A alguien le han electrocutado los huevos » Lost in delta quadrant

Deja un comentario