Children of Men

Children of men

Solamente decir que Children of Men, la última película de Alfonso Cuarón, es sencillamente increíble. Tanto la historia, como actores, dirección, fotografía y demás aspectos artísticos y técnicos son geniales.

La historia, basada en la novela homónima de P.D. James, nos sumerge en la Inglaterra del año 2027. La humanidad está condenada a desaparecer al existir una extraña plaga de infertilidad femenina que asola el mundo entero desde hace más de 18 años. Esta grave crisis es el detonante de continuas revueltas, actos terroristas y el justificante perfecto para un gobierno totalitario que aplica las tácticas más salvajes contra, en este caso, todos los inmigrantes, que han sido considerados, sin distinción de procedencia o condición, ilegales. En este cóctel a punto de estallar tenemos al protagonista principal, Theodore Faron, interpretado por un Clive Owen que clava al personaje. Theo fue años atrás activista contra-sistema y ahora trabaja como periodista. Justo tras conocerse la muerte de la última persona que nació a manos de uno de sus fanes, Theo es secuestrado por el grupo terrorista llamado «Los peces», ahora liderado por su antigua amante Julian Taylor (Julianne Moore) que le pide unos documentos de tránsito para poder llevar a una inmigrante -o fugi como despectivamente se les llama- a través del país. Theo se verá metido hasta el fondo en una huida hacia delante, a cuyo paso lo único que encuentra es muerte. Dejará atrás la city londinense para convertirse en fugitivo por caminos olvidados que le llevarán pasando por su padre, interpretado por Michael Caine, hasta Bexhill, convertido en gueto para inmigrantes.
Continue reading