La conjura de los necios

Entre la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana y Demás Hierbas y los Herederos del Profeta, menudo añito que llevamos… Por un gallifante, ¿qué viñeta/dibujo/animación ha provocado que se rasguen más vestiduras/quemen edificios/amenazas de muerte?

La (otra) serie polémica de MTV El papa de cacería según Al-Yazira Las viñetas de la polémica de este pasado verano

Facharico y sus amigos deben de estar esputando diamantes por la boca… ¡qué bien que se lo pasan! Unas sociedades tienen productos más sofisticados para entretener/controlar a sus individuos, como el Gran Hermano de turno, el fútbol, sus queridos líderes políticos desvariando y otras sacan un par de elementos ajenos, se presentan como afrentas y listo, la masa a la calle enfervorizada… esperemos que no acabemos con unas cruzaditas.

Bromas a parte, he de admitir que lo que aparentemente parecía una simple cita sacada fuera de contexto del discurso del Papa se me antoja toda una inteligente maniobra de estratega. La ola de furiosos seguidores al pie de la letra de los sus textos sagrados que se dedica a arrasar con toda cruz que pillen por medio y quemar muñecos con forma de Benedicto XVI no hace más que reforzar el papel de víctima de la Iglesia. ¡Pobrecitos nosotros! Además que refuerza en sí una de las citas de la polémica,

“Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba”

Pueden ir por “lo bajini” diciendo “si en el fondo tenía razón…” Por un lado la Iglesia y su cúspide, el Papa pasan a ser amenaza directa de todo integrista que se precie, elemento con el que pueden jugar ahora para pedir desde el apoyo de los gobiernos occidentales más reservados para con la Santa Sede a jugar con ventaja en, por ejemplo, la próxima visita que realizará en noviembre Ratzinger a Turquía, que recordemos está gobernada por un gobierno islamista -moderado, como bien nos aclaró en su momento Ana de Palacio en uno de sus momentos de lucidez meridiana. Por el otro lado, los cuatro déspotas que representan las teocracias islamistas más represivas y retrógradas amplifican toda crítica de occidente a su religión y la transforman en afrentas para ejercer más presión sobre una sociedad occidental con quizás demasiado cargo de conciencia y facilidad para autoincupalse.

Uno es que ve demasiado 24 y similares.

En fin, como diría Ignatius J. Reilly, este mundo tiene una total “ausencia de geometría y teología adecuada…”

Deja un comentario