Esfumada sin rastro

Vanished

Después de Prison Break, le toca el turno a Vanished. Me he esperado a ver el segundo episodio para poder comentar un poco más del asunto. Los más de noventa minutos que llevo vistos entre los dos episodios resumen los dos primeros días de la desaparición de Sara Collins (Joanne Kelly), la esposa del senador Jeffrey Collins (John Allen Nelson) y la investigación liderada por el agente Graham Kelton (Gale Harold) y su compañera, la agente Lin Mei (Ming-Na). El agente Kelton, especialista en secuestros, además arrastra trauma-post-pérdida-de -rehén, que aprovechará quien esté detrás de todo esto para minarle la moral. Como era de esperar, los guionistas nos han desvelado que la joven Sara Collins, profesora de segundo grado, no es tan trigo limpio como nos la presentaban, con un pasado oscuro y otra desaparción hace ya 12 años. Un clásico ingrediente de toda serie que se precie es el poder fáctico, la prensa, que toma forma en la típica-tópica periodista de noticiero sin escrúpulos y con conocimientos de googling para buscar entre la mierda de los mandamases. Se llama Judy Nash (Rebecca Gayheart) y además, está liada con su cámara, Adam Putnam (Robert Hoffman). Por otro lado, se empiezan a esbozar con pequeñas pinceladas la existencia de una trama de altas esferas al más puro estilo de logia masónica, tal como prometían en el trailer de la serie.

Desde este punto de vista, la serie argumentalmente por ahora no aporta nada nuevo al género del misterio-trama, si bien combinan con las dosis justas la trama policial con asuntos más turbios, desde asuntos familiares de la casa del senador hasta trapos sucios entre políticos. Esperaremos pues al desarrollo de la historia, que seguramente tendrá giros argumentales. La Fox ha aprendido bien de 24 y su non-stop.

Agent Graham Kelton and Agent Lin Mei

Por otro lado se nota la influencia de uno de sus creadores, Josh Berman, que imprime el estilo de CSI en el tratamiento de los efectos visuales y la introducción de un poco de ordenador recorriendo chips y cables como cuando Grissom explica a sus compis y al público alguna movida. En efecto, no se abandona el laboratorio ni al forense, siempre ávido de nuevos cuerpos a los que echarles mano. Y tampoco faltan las tomas panorámicas de la ciudad de turno, Atlanta en este caso, con zooms digitales y efecto de inversión del Premiere acompañados de buenos bajos que retumban en los altavoces.

El símbolo 9 se repite a lo largo de Vanished

Los aspectos técnicos están muy bien cuidados, como era de esperar en este tipo de series prime-time y me ha gustado bastante la forma que tienen de recapitular todos los hilos de la historia al final del capítulo. Si en 24 teníamos a las y 57 minutos la división de pantalla con todos los personajes y treinta segundos finales que te dejan sin aliento, en Vanished optan por usar una entrada de la periodista Judy Nash resumiendo lo ocurrido para los informativos y mezcla de secuencias de los personajes.

Kelton busca pruebas a lo Grissom

Una pequeña curiosidad: de todas estas series es clásica la invención de los números de teléfono y más recientemente de IPs o nombres de dominio. En esta serie, el hijo del senador, Max Collins, se comunica con su madre usando el correo electrónico. El dominio, scrollmail.net, existe y está registrado a nombre de la Fox. En la tercera temporada de 24 hicieron otro tanto de lo mismo, esta vez con un sitio web. En este caso, el director de fotografía, Rodney Charters, compró el dominio y puso una pequeña página de agradecimiento para sus seguidores más avispados.

Direcciones falsas de correo en Vanished

Los amantes del género policíaco-con-algo-más podrán disfrutrar de lo lindo con lo que llevamos de serie. El próximo viernes, capítulo doble. Y si vives en los Estados Unidos o tienes IP americana, puedes volver a ver los episodios en el stream de Fox. Como diría el Gasset,

“Hasta el próximo programa. No sabemos ni qué día ni a qué hora nos pondrán, de modo que estén atentos.”

Deja un comentario